triceratops

Triceratops

El Triceratops es uno de los dinosaurios más famosos por su cautivador aspecto y por la fama que le ha brindado la gran pantalla. Vivió en los bosques del período cretácico hace 68 millones de años. Era un gran ceratopsido con tres cuernos capaz de embestir a cualquiera que se atreviese a hincarle el diente.

Información: Triceratops

  • Género / Especie: Triceratops horridus, Triceratops porsus
  • Etimología: Cara con tres cuernos
  • Localización Global: Norteamérica
  • Hábitat Principal: Bosques
  • Rango Temporal / Era: Cretácico, hace entre 68 y 66 millones de años
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Ornithischia
  • Familia: Ceratopsidae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura aprox: 2,9 – 3 metros
  • Longitud aprox: 7,9 – 9 metros
  • Peso aprox: 5.900 – 12.000 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Triceratops; Marsh, 1889. Se han descubierto restos de Triceratops en Colorado, Wyoming, Montana y Dakota del Sur (Estados Unidos), así como en Alberta y Saskatchewan (Canadá).


El triceratops es de los últimos géneros en aparecer antes de la gran extinción masiva del Cretácico-Terciario, había muchísimos, y eran auténticos supervivientes muy difíciles de matar, se ha encontrado cantidad de restos de este dinosaurio, hay más fósiles de triceratops que de cualquier otro dinosaurio.

Aunque abundan sus restos aún no se ha encontrado un esqueleto único y completo de un Triceratops,​ y pese a que esta criatura está muy bien documentada por numerosos restos parciales que han sido recogidos desde la introducción de su género en el año 1887, aún se desconocen multitud de datos sobre este famoso dinosaurio.

Durante los últimos años se han descubierto cientos de cráneos de Triceratops, así como otros restos, siendo los hallazgos especialmente abundantes en la Formación Hell Creek (Quebrada del Diablo), en Montana (Estados Unidos).

Los restos fósiles de Triceratops

Los primeros restos de Triceratops descubiertos en 1877 se enviaron a Othniel Charles Marsh, un renombrado paleontólogo. Pensó que databan del Plioceno, que abarca desde hace 5,3 hasta hace 1,8 millones de años. Marsh afirmó, también de forma errónea, que los restos pertenecían a un tipo de bisonte que denominó Bisan alticornis.

Sin embargo, cambió de postura en 1888 después de estudiar otros dos cráneos. Estos le convencieron de que lo que él pensaba que era un bisonte en realidad era un dinosaurio.

Diferencias entre los cráneos de machos y hembras

En 1986, más de un siglo después de que se descubrieran los primeros restos del Triceratops, el paleontólogo americano Thomas M. Lehman apuntó hacia la posibilidad de que los machos y hembras de este dinosaurio pudieran identificarse a través de sus cráneos y cuernos.

Según Lehman, los machos poseían cráneos más grandes y cuernos más erguidos, que eran más altos que los de las hembras de Triceratops, que presentaban cuernos más cortos orientados hacia delante.

Los fósiles de dinosaurio más abundantes.

Sorprendentemente los fósiles de Triceratops son muy abundantes y se encuentran entre los restos pertenecientes a dinosaurios no aviares descubiertos con mayor frecuencia. Esto probablemente sea un testimonio de su gran abundancia durante el Cretácico Superior, aunque los lechos de huesos de Triceratops son muy poco comunes, la mayor parte de los restos descubiertos pertenecen a ejemplares aislados.

A pesar de esto, los hallazgos han sido tan abundantes que Bruce Erickson, paleontólogo del Museo de las Ciencias de Minnesota, ha constatado la existencia de alrededor de 200 ejemplares de Triceratops prorsus, que fue originariamente descubierto en 1890 por Charles Othniel Marsh en la Formación Hell Creek (Quebrada del Diablo) de Montana, en Estados Unidos.

Más de 500 cráneos en el mismo lugar.

Barnum Brown, otro paleontólogo, llegó incluso más lejos. Afirmó haber visto más de 500 cráneos de triceratops en una misma zona. Se han descubierto cientos de fragmentos de dientes, cuernos, volantes y otras partes del cráneo en el oeste de Norteamérica, llegándose a la conclusión de que el Triceratops fue uno de los herbívoros más comunes del Cretácico Superior.

Algunos paleontólogos dan un paso más, y clasifican a este dinosaurio como el más dominante de su época. El paleontólogo americano Robert Bakker estimó en 1986 que los restos de Triceratops suponían más del 80 por ciento de los restos de todos los grandes dinosaurios del final del Período Cretácico.

Los cráneos de Triceratops eran muy robustos, lo que ayuda a explicar por qué se conservaron en tan buen estado durante 72 millones de años.

Características del Triceratops

El nombre del género Triceratops significa cara de tres cuernos y proviene del griego tri «tres» kéras «cuerno» y ōps «cara». Es una especie de dinosaurio ceratopsiano ceratópsido, de finales del período Cretácico, que vivío hace aproximadamente entre 68 y 66 millones de años, en el periodo Maastrichtiense de la era mesozoica, en lo que hoy es el continente de Norteamérica.

Estaba armado con una gran gola ósea o plataforma craneal posterior extra-rígida y tres potentes cuernos, sumado a un cuerpo grande empujado por cuatro fornidas patas. Los Triceratops son quizás los más reconocidos de todos los dinosaurios, todos hemos tenido un triceratops de juguete o hemos dibujado uno alguna vez.

El Triceratops tenía una gran cabeza con cuernos grandes y largos y uno más pequeño encima del hocico, poseía una coraza a modo de corona que protegía sus puntos débiles como el cuello, así se libraba de la mordida de grandes predadores como el Rex. Su cabeza era enorme y pesaba lo mismo que un coche, su cola era muy pesada y le ayudaba a mantener el equilibrio de su enorme cuerpo de más de 9 metros de largo.

Sus robustas patas eran como anclas, fuertes y similares a las patas de los elefantes. Y evidentemente el triceratops también tiene varias similitudes con respecto al rinoceronte actual.

Tenía 432 dientes y era capaz de reponerlos

Los dientes del Triceratops recubrían el interior de su boca formando baterías. A cada lado de su mandíbula crecían hasta 40 columnas de dientes, con aproximadamente cinco dientes agrupados en cada columna.

Esto significa que el Triceratops tenía en total unos 432 dientes, y que si alguno de estos resultaba dañado o se rompía, otro crecía en su lugar. Esta disposición de los dientes habría hecho que al Triceratops le resultara sencillo alimentarse de grandes cantidades de plantas fibrosas y duras, como cícadas, hojas de palma o helechos

Función de la corona y cuernos faciales

Aunque siempre hemos visto los cuernos del triceratops como armas defensivas contra otros depredadores, las últimas investigaciones apuntan que es más probable que fueron utilizadas durante el cortejo sexual y exhibiciones de dominación, al igual que la cornamenta de los Renos, las cabras blancas, o el escarabajo rinoceronte.

El Triceratops podría haber utilizado sus tres afilados cuernos de más de un metro para intimidar a los depredadores, pero también jugaban un papel importante como rasgo identificativo de la especie.

La función de la corona y de sus tres cuernos faciales que le definen han inspirado discusiones entre científicos y aficionados. Más bien parece que los usaban tanto para pelear entre otros triceratops para cortejar, también podían usarlos contra depredadores.

Fue un pequeño herbívoro y peligroso adversario

Este dinosaurio herbívoro estaba provisto de características únicas que le permitía aguantar los ataques y devolver embestidas. No se rendía, triceratops se mantenía firme y luchaba hasta que su depredador o bien se cansaba y se marchaba derrotado y herido o finalmente conseguía morderle el cuello.

El Tríceratops no se encontraba entre los herbívoros de mayor tamaño, pero era fuerte y probablemente se convirtiera en un formidable adversario cuando se viera amenazado o atacado por algún depredador, incluyendo al  Tyrannosaurus Rex, ya que probablemente, triceratops era una presa difícil e incansable.

Era el almuerzo incómodo de cualquier depredador

Aunque este acorazado compartiera el territorio con el Tyrannosaurus y fuera a veces cazado por él,​ no estaba claro si los dos lucharon de la manera representada a menudo en exhibiciones de museo o en imágenes populares. Se han encontrado de restos de triceratops con marcas de dientes de T-Rex en su placa ósea, lo que muchos paleontólogos interpretan como claros indicios de una lucha con un tiranosaurio.

Triceratops VS Tiranosaurio Rex

El triceratops, aunque tenía aspecto feroz, comía plantas, cortezas, y árboles. Por esta razón se cree que era cazado por el Tiranosaurio Rex. La parte delantera de su mandíbula tenía forma de pico muy similar al de un papagayo, y lo usaba para cortar la vegetación.

El triceratops poseía tres grandes cuernos hechos de queratina, la misma proteína que forma las uñas y el cabello de todos los seres y un ingrediente para la gelatina que te comes en el postre.