seismosaurus

Seismosaurus (Diplodocus hallorum)

El Seismosaurus, recientemente fue renombrado a Diplodocus hallorum, y ahora es una especie clasificada dentro del género «Diplodocus». Fue un dinosaurio saurópodo diplodócido, que vivió en las zonas áridas y espacios abiertos de lo que hoy es Norteamérica desde el Kimmeridgiense hasta el Titoniense. Se extinguió a finales del período Jurásico, hace unos 155 millones de años.

Información: Seismosaurus (Diplodocus hallorum)

  • Género / Especie: Diplodocus Seismosaurus hallorum
  • Etimología: Reptil terremoto, debido a que podría haber provocado que el suelo temblara al moverse
  • Localización Global: Estados Unidos
  • Rango Temporal / Era: Jurásico
  • Posible hábitat: Zonas áridas
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Saurisquios
  • Familia: Diplodócidos
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura aprox: 13 metros
  • Longitud aprox: 45 metros
  • Peso aprox: 5.000 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Nuevo México


El único lugar donde se han encontrado fósiles de Seismosaurus es en Nuevo México (Estados Unidos). Los restos del Seismosaurus recibieron su nombre en 1991, y consistían en un conjunto de huesos que incluía varias vértebras y algunas otras partes de la espina dorsal, algunas costillas y parte de la pelvis.

Una vez reconstruido, «este animal supera en longitud al diplodocus», al que se asemeja en gran medida, pero se piensa que llevaba el mismo estilo de vida, buscando su alimento entre los árboles. Se encontraba protegido por su cola, similar a un látigo, y por su descomunal tamaño: es probable que simplemente fuese demasiado grande para que cualquier adversario pudiera atacarle.

Como es habitual en la comunidad científica relacionada con el estudio de los fósiles, se han producido discusiones en varios aspectos relativos al Seismosaurus. Como si se trata de una especie independiente del Diplodocus, extremadamente parecido a él, o si se trata simplemente de una variante de mayor tamaño de dicho género

Características de Seismosaurus

El Seismosaurus fue uno de los animales de mayor longitud que jamás haya pisado la faz de la tierra. Se movía por los bosques del Jurásico Superior sobre sus cortas patas, balanceando su enorme cola y estirando su largo cuello para buscar alimento constantemente.

No queda claro si podría haber alzado su cuello hasta la posición en la que se le describe habitualmente, dado su peso. Las patas del Seismosaurus tenían que ser virtualmente columnas para sostener su cuerpo. Podría haberle resultado difícil sostenerse sobre terrenos blandos, prefiriendo la tierra firme.

Larga cola a modo de látigo

Su cola era extremadamente larga y estaba compuesta por aproximadamente 80 pequeños huesos, por lo que habría sido muy flexible y la podría haber lanzado como si se tratase de un látigo.

Dientes como estacas

Los dientes de Seismosaurus eran como largas estacas, y este animal los usaba para arrancar el follaje de las ramas altas. Los estudios de los patrones de desgaste de los dientes apuntan a que una de las hileras de dientes habría arrancado el follaje, mientras que la otra lo habría guiado en dirección a la boca.

Tragaba gastrolitos

Junto a los fósiles de este dinosaurio herbívoro fueron hallados posiblemente muchos gastrolitos (piedras tragadas por el animal posiblemente para triturar la comida en su molleja). El alimento era ingerido sin masticar, y era digerido en sus enormes intestinos, probablemente con la ayuda de gastrolitos.

Depredadores y fósiles del Seismosaurus

Cuando un Seismosaurus adulto completamente desarrollado se desplomaba y moría, era devorado rápidamente por depredadores como por ejemplo; Los reptiles voladores que arrancarían la carne del cuerpo. El resto de tejidos se pudriría hasta dejar los huesos que se preservarán durante millones de años.

Un cuello difícil de maniobrar en los densos bosques.

Sostenía el cuello en un ángulo ligeramente superior respecto al suelo. Al Seismosaurus le habría resultado difícil introducir su enorme y poco manejable cuerpo a través de las zonas densas de los bosques, por lo que probablemente habría introducido su cuello en los bordes de los bosques.

También podría haber bajado su pequeña cabeza hasta alcanzar las plantas de hojas blandas. Algunos científicos piensan que no podría haber elevado su cabeza a gran altura debido a la dificultad para sostener el peso del cuello y mantener el flujo sanguíneo