parksosaurus

Parksosaurus

El Parksosaurus warreni fue un dinosaurio ornitópodo tescelosáurido, descubierto por William ArthurParks en Canadá. Vivió en las Praderas subtropicales de lo que hoy es Norteamérica durante el Maastrichtiense. Se extinguió hace unos 70 millones de años,  a finales del período Cretácico.

Información: Parksosaurus

  • Género / Especie:  Parksosaurus warreni
  • Etimología: «Lagarto de Parks», en homenaje a William Arthur Parks, paleontólogo canadiense.
  • Localización Global: Canadá
  • Rango Temporal / Era: Cretácico
  • Posible hábitat: Praderas subtropicales
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Ornithischia
  • Familia: Hypsilophodontidae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Longitud aprox: 2 metros
  • Peso aprox: 70 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: A día de hoy, únicamente se han hallado restos del Parksosaurus en Alberta (Canadá)


Únicamente se conoce el Parksosaurus a través de un esqueleto incompleto. Cuando murió, el dinosaurio herbívoro cayó sobre su lado izquierdo, y la mayoría de su lado derecho no se ha conservado. La cabeza estaba separada del cuerpo, y su cuello también se perdió.

Características de Parksosaurus

El Parksosaurus fue un pequeño dinosaurio que caminaba erguido, con su larga cola actuando de contrapeso de su largo cuello. Probablemente poseía una buena visión, y sus grandes ojos se encontraban protegidos por un anillo óseo.

Un rasgo curioso es la presencia en su faja pectoral de una supraescápula, un hueso que es más habitual encontrar en los lagartos del Cretácico, aunque también está presente en otros ornitópodos. El tamaño del Parksosaurus se ha calculado comparándolo con los huesos del Thescelosaurus, un contemporáneo suyo en Norteamérica

Su única defensa era huir

Aparte de una buena visión gracias a sus grandes ojos, no poseía ninguna otra defensa obvia, por lo que es probable que el Parksosaurus confiara su supervivencia a su velocidad y su capacidad para huir de sus depredadores.

Sus dientes son únicos en su especie

Sus anchas mandíbulas poseían unos dientes poco comunes, con unos bordes bajos y redondeados, con los que presumiblemente habría triturado las plantas. No se han hallado dientes de este tipo en otros hipsilofodontes.