parasaurolophus

Parasaurolophus

El Parasaurolophus ​fue un dinosaurio ornitópodo hadrosáurido, que vivió en los pantanos y bosques de lo que hoy es Norteamérica a finales del período Cretácico. Se extinguió durante el Campaniense, hace unos 83 millones de años aproximadamente.

Información: Parasaurolophus

  • Género / Especie: Varias especies dentro del género:
  • P. Cyrtocristatus
  • P. Tubicen
  • P. Walkeri
  • Etimología: Cercano al Saurolophus, debido a que se pensó que era un pariente muy cercano de ese dinosaurio.
  • Localización Global: Norteamérica
  • Rango Temporal / Era: Cretácico
  • Posible hábitat: Pantanos y bosques
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Ornithischia
  • Familia: Hadrosauridae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura aprox: 5 metros
  • Longitud aprox: 10 metros
  • Peso aprox: 2,5 toneladas
  • Hallazgo / Yacimiento: Originalmente fue descubierto en Alberta (Canadá), y se han efectuado hallazgos con posterioridad en Nuevo México y Utah (Estados Unidos).


El Parasaurolophus vivió en el período Cretácico y recibe el sobrenombre de «dinosaurio trompeta», debido a que la cresta de Parasaurolophus podría haber amplificado los sonidos que emitía para comunicarse. Sin embargo, su cresta podría haber servido básicamente como rasgo identificativo visual.

Características de Parasaurolophus

Parasaurolophus era un hadrosaurio que poseía una llamativa cresta que se curvaba en la parte posterior de su cabeza, que le podría haber servido de ayuda para comunicarse con sus congéneres, y que podría haber servido como cámara de resonancia a la hora de efectuar sus cantos.

Sus grandes cuencas oculares indicarían que el Parasaurolophus poseía una vista aguda, y que podría haber sido un dinosaurio herbívoro activo durante el crepúsculo.

Se alimentaba de plantas terrestres

Su mandíbula estaba organizada de forma que le permitiera realizar un movimiento triturador con los numerosos dientes de sus mejillas, para masticar. Los contenidos fosilizados de su estómago muestran que Parasaurolophus se alimentaba de plantas terrestres, refutando las primeras teorías acerca de los hábitos fundamentalmente acuáticos de este animal.

Su cresta continúa siendo una incógnita

El tamaño de su cresta craneal varía en función de los ejemplares. En el mayor de todos, forma un tubo hueco curvo de 1,8 metros  de longitud.  La punta de su cresta podría haberse asentado en una muesca en su columna vertebral, pero el propósito de este rasgo es una completa incógnita.