goyocephale

Goyocephale

El Goyocephale fue un dinosaurio herbívoro y el único ornitisquio marginocéfalo asignado al género extinto Goyocephale. Este animal de extraño aspecto,  habitaba en los desiertos del continente asiático durante los finales del período Cretácico, en el Campaniense hace 76 millones de años.

Información: Goyocephale

  • Género / Especie: Goyocephale lattimorei
  • Etimología: Cabeza decorada, en referencia a las púas y protuberancias que presentaba en su cabeza
  • Localización Global: Mongolia
  • Rango Temporal / Era: Cretácico
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Ornithischia
  • Familia: Pachycephalosauridae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura: 1 metro
  • Longitud: 3 metros
  • Peso: 47 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: El Goyocephale habitó lo que actualmente es el desierto de Gobi en Mongolia.


En los años 60 del siglo XX, las expediciones polacas y mongolas conjuntas al desierto de Gobi descubrieron muchos dinosaurios nuevos. Entre estos restos fósiles se encontraba el Goyocephale, que no fue descrito formalmente hasta 1982.

Es uno de los paquicefalosaurios mejor conocidos, ya que no solo se ha descubierto su grueso cráneo, sino también sus miembros y su cola. Su estructura era ligera, pero sus vértebras estaban reforzadas con tendones óseos.

Su nombre significa «cabeza elegante» y está formada por las palabras,»goyo», que en Mongolia significa decorado, elegante… y «cephale», que proviene del griego y hace referencia a la cabeza.

Características de Goyocephale

El Goyocephale era un animal ligero que corría velozmente sobre sus patas traseras delgadas, extendiendo su cola de una cierta rigidez, para mantener el equilibrio. De esta forma dejaba atrás a sus depredadores. Por otro lado, estos reptiles se agrupaban en manadas para aumentar sus cualidades defensivas ante sus cazadores.

Este animal de comportamiento bípedo presentaba unas extremidades delanteras poco desarrolladas. Sin embargo, estas poseían unas garras afiladas como las de otros raptores. Seguramente les servía para defenderse de los ataques de otros dinosaurios o para arrancar algunas hojas de las plantas de las que se alimentaba.

Este extraño animal fue un reptil bastante veloz, y esta cualidad junto a su agilidad  eran su mejor defensa frente a los depredadores del período Cretáceo.

Se batía en luchas a testarazos con otros machos

La superficie de su cabeza era áspera y abultada, y una lámina ósea sobresalía por la parte trasera de su cráneo plano. Estos podrían haber sido de especial utilidad en el caso de los machos adultos, reduciendo las tensiones generadas por las luchas a testarazos que probablemente llevaban a cabo para establecer la dominancia. Además, este dinosaurio poseía un pico bastante afilado que sobresalía como si tratase de una especie de púa.

Se defendía de sus depredadores a mordiscos.

A pesar de que su dieta era estrictamente herbívora, poseía unas mandíbulas con unos prominentes dientes parecidos a caninos. Seguramente le podrían haber servido para intimidar a sus potenciales depredadores como los velociraptores.