eryops

Eryops

El Eryops, uno de los mayores animales prehistóricos terrestres de su época, fue un feroz anfibio depredador equipado con afilados dientes que le permitían agarrar a sus presas, que engullía a continuación.

Información: Eryops

  • Género / Especie: Eryops megacephalus
  • Etimología: Cara estirada o dilatada, debido a que la mayor parte de su cráneo ocupaba la zona frente a sus ojos.
  • Localización Global: Estados Unidos
  • Rango Temporal / Era: Terciario Mioceno
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Temnospondyli
  • Familia: Desconocida
  • Alimentación / Dieta: Carnívoro
  • Altura aprox: 35 centímetros
  • Longitud aprox: 2 metros
  • Peso aprox: 90 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Principalmente en Texas (en el sur de los EE. UU.), pero también en el este de los Estados Unidos y en Nuevo México.


Su cráneo era ancho y plano, y podía alcanzar hasta 60 cm (24 pies aproximadamente) de longitud. En su mandíbula Eryops poseía unos dientes en forma de colmillo para agarrar a sus presas, pero no era capaz de masticar, por lo que engullía a sus presas enteras. Convivió con otras criaturas como el seymouria y Deinogalerix.

Características de Eryops

El Eryops es un buen ejemplo de criatura de aspecto monstruoso que se movía por ciénagas y pantanos, y que se pasó de vivir en un hábitat acuático a un hábitat terrestre.

Eryops era un animal pesado y lento

Debido a su pesado cuerpo, sostenido por unas patas abombadas, el Eryops únicamente podía desplazarse dando pasos cortos, por lo que no se trataba de un animal corredor. El Eryops poseía una cola corta, indicando que no era un rápido nadador en sus desplazamientos por los pantanos.

Los rastros de huellas fosilizados de algunos de sus parientes cercanos que datan del periodo Terciario del Mioceno, muestran un caminar lento y torpe.

Consiguió desplazar su peso fuera del agua

Desarrolló unas fuertes patas que le permitieron desplazar su gran peso fuera del agua, y estaba dotado de una robusta espina dorsal para evitar que su cuerpo se combara en un mal momento.

Acechaba a sus presas desde las profundidades

Probablemente Eryops cazaba situándose al acecho de sus presas, permaneciendo en las profundidades o parcialmente sumergido, al igual que los cocodrilos o caimanes actuales. Los huesos de sus mandíbulas, inicialmente parecidos a los de los peces, evolucionaron hasta convertirse en un sencillo mecanismo auditivo.