dracopelta

Dracopelta

El Dracopelta fue un anquilosaurio primitivo con cinco tipos distintos de placas acorazadas. Pertenecía al orden extinto de los tieróforos anquilosaurianos y vivían en las zonas áridas del continente europeo, en el Kimmeridgiense, hace alrededor de 150 millones de años durante el período Jurásico.

Información: Dracopelta

  • Género / Especie: Dracopelta zbyszewskii
  • Etimología: Escudo de dragón, debido a su coraza
  • Localización Global: Portugal
  • Rango Temporal / Era: Jurásico
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Ornitisquios
  • Familia: Incertae sedis
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura: 80 centímetros
  • Longitud: 2,1 metros
  • Hallazgo / Yacimiento: Descubierto por Galton en el año 1980 en Portugal


El Dracopelta fue descubierto por el científico Peter Galton en el año 1980 en Portugal. El Museo de Lourinha, en Portugal, alberga una colección de fósiles de dinosaurios descubiertos en esa zona.

Características de Dracopelta

El acorazado Dracopelta era una criatura similar a un tanque que deambulaba con lentitud sostenida por cuatro patas, fuertes y cortas. Su falta de velocidad y su baja inteligencia dejaban su supervivencia en manos de su pesada coraza.

Su vientre era vulnerable dado que carecía de las placas en forma de púas, protuberancias, escamas y cuernos que recubrían su dorso. Cuando sufría un ataque, podría haber situado su vientre contra el suelo, aferrándose con sus garras al mismo de manera que no pudieran darle la vuelta.

La cabeza del Dracopelta, que tenía forma de pera, poseía un pico calloso sin dientes para arrancar las plantas de las que se alimentaba.

Estaba acorazado hasta los ojos

Los párpados del Dracopelta se encontraban soportados por un hueso interno. Esos párpados acorazados protegían sus ojos de ser arrancados frente al ataque de los depredadores.

Su nombre significa: El escudo del dragón

Un conjunto de placas óseas, denominadas osteodermos, se encontraban incrustadas en la piel del Dracopelta y recubiertas por esta. Dichos osteodermos presentaban formas diversas, como cuernos, púas o protuberancias. Parece que su piel fuera la de un dragón si es que estos existieron seguramente tendría una protección similar y de ahí su nombre «escudo del dragón»