diadectes

Diadectes

Los Diadectes fueron un género de tetrápodos de grandes dimensiones, eran parecidos a los reptiles y vivieron durante el Pérmico Inferior. Fue uno de los primeros animales terrestres que lograron alcanzar un tamaño considerable y fue el primer tetrápodo herbívoro del que se tiene constancia.

Información: Diadectes

  • Género / Especie: Diadectes absitus, D. maximus, D. tenuitectus
  • Etimología: Mordedor transversal
  • Localización Global: Norteamérica y Europa
  • Rango Temporal / Era: Terciario Mioceno
  • Posible hábitat: Riveras y pantanos
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Diadectomorpha
  • Familia: Diadectidae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Longitud aprox: 3 metros
  • Peso aprox: 100 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Se encontró en el estado americano de Texas.


Se han hallado restos fósiles de este tetrápodo a lo largo de Norteamérica, sobre todo en  el estado de Texas, pero también en varias zonas de Europa.

Características de Diadectes

El Diadectes fue una criatura de enorme tamaño, que desplazó su fornido cuerpo de 3 metros de longitud a través de los bosques del Período Pérmico, alimentándose de plantas que arrancaba de raíz. Fue uno de los primeros vertebrados herbívoros, y aunque aún no es completamente un reptil, es un animal estrechamente emparentado con ellos.

Su cráneo de fina pared, sus pesadas vértebras y costillas y sus fuertes y robustas patas indican claramente que se trataba de un animal terrestre.

El Diadectes poseía ocho dientes frontales en forma de estaca que le permitían arrancar grandes bocados de vegetación, y triturarlos a continuación con los dientes en sus mejillas, deforma parecida a los molares.

La combinación de un cráneo similar al de los anfibios y de un cuerpo parecido al de los reptiles condujo a los primeros paleontólogos a creer que el Diadectes era el eslabón que unía a los anfibios con los reptiles. Pero no es así.

Usaba sus garras para excavar y arrancar plantas.

También se especuló con la posibilidad de que excavase galerías subterráneas con sus fuertes dedos, al igual que hacen los topos. Sin embargo, actualmente se piensa que utilizaba sus garras para excavar y arrancar las plantas.

Podía respirar y masticar al mismo tiempo

Al contrario que otros reptiles mucho más evolucionados, era capaz de respirar y masticar al mismo tiempo, dado que poseía un paladar secundario parcial. Este le era de gran utilidad, dado que un animal tan grande necesitaba comer y digerir grandes cantidades de vegetación para sobrevivir.