Cryolophosaurus

Cryolophosaurus

¿Cuál es el lugar con unas condiciones más duras para la búsqueda de fósiles? La respuesta tiene que ser forzosamente la Antártida, la región helada alrededor del Polo Sur donde hasta las pestañas se congelarían. Y es ahí donde los restos del Cryolophosaurus fueron hallados  en el monte Antártico Kirkpatrick a 4000 metros de altura.

En esta región hay que olvidarse del pico y emplear dinamita para realizar excavaciones de investigación. Sin embargo, fue precisamente en esta región donde, en 1991, el paleontólogo Dr. William Hammer y su equipo realizaron un increíble descubrimiento: el primer fósil de dinosaurio carnívoro descubierto en la Antártida.

Información: Cryolophosaurus

  • Género / Especie: Cryolophosaurus ellioti
  • Etimología: Lagarto congelado con cresta, debido a que sus restos fueron hallados en la Antártida.
  • Localización Global: Antártida
  • Rango Temporal / Era: Jurásico
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Saurisquios
  • Familia: Ceratosaurios
  • Alimentación / Dieta: Carnívoro
  • Altura aprox: 2 metros
  • Longitud aprox: 6 metros
  • Peso aprox: 525 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Montaña Kirkpatrick (Antartida)


Los restos del Cryolophosaurus proceden del monte Kirkpatrick en la Antártida, que alcanza los 4.000 m de altitud y se encuentra a una distancia de 640 km(400 millas) del Polo Sur.

Entre los restos hallados se incluyen un cráneo parcialmente aplastado, un hueso de la mandíbula, treinta vértebras de la espina dorsal, tres huesos de la cadera (ilion, isquion y pubis), dos huesos de las patas (fémur y fíbula), además de huesos de los tobillos y de los pies (tibiotarsos y metatarsos). Muchos huesos todavía se encontraban en su posición natural (articulados), y los daños en el cráneo probablemente fueran causados por un glaciar.

Significado del nombre Cryolopho­saurus

Cuando el Cryolopho­saurus vivió hace 195 millones de años en la Antártida aún no era la región helada que conocemos en la actualidad, ni estaba aislada del resto del continente, sino una región de grandes y bosques jurásicos. En ese momento la Antártida se encontraba más cerca del ecuador, y todavía estaba unida a África.

Aunque en el interior hacia más frío, en las zonas costeras las temperaturas nunca alcanzaban cotas bajo cero, y existía una amplia variedad de animales prehistóricos. Esta es la razón por la que aparece la palabra frío («cryo-») en el nombre del dinosaurio, y no las condiciones en las que fue hallado.

Características de Cryolophosaurus

Los restos de Cryolopho­saurus presentan tanto características modernas como primitivas, haciendo que su clasificación resulte problemática. Aunque los científicos pensaron inicialmente que se trataba del tetanuro más antiguo, actualmente se piensa que está más emparentado con los dilofosaurios. Es un importante eslabón en la evolución de los terópodos.

Un depredador primitivo de pequeño tamaño

Con sus 6 metros de longitud y sus 2 metros de altura, el tamaño del Cryolophosaurus fue bastante menor que el de los dinosaurios carnívoros posteriores, más evolucionados, como el Allosaurus, que podía llegar a alcanzar el doble de su tamaño

Cráneo estrecho y alargado

Su cráneo, estrecho y alargado, poseía pequeños cuernos a ambos lados de la cresta. Sus afilados dientes, serrados y curvados hacia el interior, le proporcionaban un mejor agarre de sus presas

La cresta del Cryolophosaurus

La característica más destacada es que el Cryolophosaurus poseia una cresta que atravesaba su cabeza. Muchos otros dinosaurios como el Dilophosaurus poseían crestas, pero estas únicamente recorrían longitudinalmente su cráneo. En este caso, la cresta sobresalía por encima de los ojos, perpendicularmente a la línea media del cráneo.

Se le conoce amistosamente como «Elvisaurus»

Al estar recubierta de pelaje, se asemejaba a un «tupé». De hecho, recuerda tanto al fastuoso peinado de Elvis Presley que, en términos coloquiales, se conocía a este dinosaurio como Elvisaurus. Al igual que el pelo del cantante, el objeto de esta cresta era exhibirla, probablemente para atraer a posibles parejas.