becklespinax

Becklespinax

El Becklespinax altispinax es una especie asignada al dudoso género extinto Becklespinax, que eran unos dinosaurios terópodos alosauroides, que vivieron durante el Valanginiense, en Europa a principios del período Cretácico, hace unos 140 millones de años.

Información: Becklespinax

  • Género / Especie: Becklespinax altispinax
  • Etimología: «Espina de Beckles», en homenaje a Samuel Beckles, quien descubrió el fósil.
  • Localización Global: Inglaterra
  • Rango Temporal / Era: Cretácico
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Saurisquios
  • Familia: Tetanuros
  • Alimentación / Dieta: Carnívoro
  • Altura: 3 metros
  • Longitud: 5 metros
  • Peso: 900 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Sus restos fósiles fueron hallados en los estratos calizos de Hastings, en Sussex del Este (East Sussex, Inglaterra).


Desafortunadamente el registro fósil del Becklespinax es escaso, ya que tan solo se han hallado unas cuantas vértebras con púas. Este dinosaurio saurisquio fue descubrió en los estratos calizos de Sussex en Inglaterra. Determinar con exactitud qué tipo de dinosaurio era el Becklespinax fue tan difícil que no fue hasta 1991 que este terópodo no recibió su nombre actual.

Características de Becklespinax

El Becklespinax fue un gran dinosaurio terópodo que se movió por los parajes del Cretácico en busca de presas, era un gran depredador con aspecto amenazante que podía llegar a pesar una tonelada. Esta criatura se conoce a través de tan solo tres vértebras que poseían altas púas, y que fueron descubiertas en Inglaterra en 1884.

El Becklespinax probablemente acechara a los saurópodos de tamaño pequeño y hundía sus garras en forma de cuchillo sobre la piel de sus víctimas. Desgarrándolas para que sus dientes pudieran alcanzar fácilmente sus músculos y sus órganos internos.

La característica más curiosa era su gran vela dorsal que abarcaba desde su cuello hasta la punta de la cola. Una hipótesis es que estaba formada por vértebras largas y que estaban unidas entre sí por una especie de piel fina e irrigada, que al igual que ocurre en otras especies, regulaba su temperatura. Lo que sugiere que este posiblemente podría ser un animal de sangre fría, lo que le permitiría comer menos, a diferencia de otros tipos de dinosaurios similares, ya que necesitaba menos comida.

No queda claro que tuviera una vela dorsal

No queda claro si este  dinosaurio tenía una vela dorsal cubierta de piel, pero algunos análisis tras su estudio sugieren que las púas a lo largo de su lomo podrían haber estado recubiertas con una vela de piel que regulara la temperatura corporal del Becklespinax.

Fue un depredador con fuertes mandíbulas

El Becklespinax era un depredador de más de 5 metros y casi una tonelada, cuyas fuertes mandíbulas hacían que fuese capaz de arrancar grandes pedazos de carne que el dinosaurio tragaba sin masticar.

Becklespinax era un carroñero ocasional

Su dieta era carnívora principalmente, pero cuando Becklespinax no disponía de presas vivas al alcance, o suficiente comida, este dinosaurio carnívoro podría haber rebuscado entre los restos de los animales muertos. Se cree que además de una dieta carnívora este monstruo era un carroñero

Clavaba las garras en sus presas

El Becklespinax problabemente podría haber clavado las grandes y afiladas garras de sus manos en el cuello de sus víctimas o presas para fijarse a ellas mientras las rajaba con las garras de sus pies.