basilosaurus

Basilosaurus

El Basilosaurus fue un mamífero marino que vivió en los océanos prehistóricos, hace aproximadamente 40 millones de años. Sus huesos fueron descubiertos a principios del siglo XIX en Alabama (Estados Unidos).

Información: Basilosaurus

  • Género / Especie: Basilosaurus cetoides, Basilosaurus isis
  • Etimología: Lagarto rey, Valle Zeuglodondebido a que inicialmente se consideró que era un reptil marino
  • Localización Global: Estados Unidos Egipto y Pakistán.
  • Rango Temporal / Era: Terciario Eoceno
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Cetacea
  • Familia: Basilosauridae
  • Alimentación / Dieta: Carnívoro
  • Longitud aprox: 45 metros
  • Peso aprox: 6300 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Descubierto por Harlan (Louisiana) en el año 1834


El basilosaurius es un género extinto de cetáceo arqueoceto que hizo su aparecieron durante el Eoceno tardío. Es el primer cetáceo tan grande que apareció en el registro fósil y es además una pieza clave para comprender la evolución de estos monstruos marinos.

Registro fósil del Basilosaurus

Se han encontrado restos fósiles del Basilosaurus en Alabama (Estados Unidos), en el Valle Zeuglodon o valle de las ballenas (Egipto), y en Pakistán. Sin embargo, el conocimiento sobre él no era excesivo hasta 1845.

En ese momento el paleontólogo Albert Koch reconstruyó un gigantesco esqueleto de basilosaurio de 35 m de longitud, al que le dio la denominación de serpiente marina. Más adelante se constató el hecho de que los huesos procedían de cinco ejemplares distintos, y que la denominada serpiente marina era una farsa.

Con posterioridad ha sido descubierta una especie de Basilosaurus, en muy buen estado de conservación, en Wadi Al-Hitan (nombre árabe que significa «Valle de las Ballenas»), en Egipto, y también se descubrieron restos de otra especie en Pakistán.

Hacia 1834, se descubrió tal cantidad de fósiles de una especie de Basilosaurus (B. cetoides) en los estados estadounidenses de Louisiana y Alabama, que los habitantes locales los transformaron en piezas de mobiliario.

El Dr. Richard Hadan, un anatomista, adquirió algunos de estos fósiles y se dio cuenta de que se estaba destruyendo material de un gran valor científico. Hadan fue el que le dio a los fósiles el nombre de Basilosaurus, y Sir Richard Owen, otro anatomista compañero suyo, identificó posteriormente a este animal como mamífero.

La falsa serpiente marina de Koch

En los primeros días de la Paleontología era relativamente sencillo inducir a creer al gran público, e incluso a otros paleontólogos, que se había descubierto una nueva e impresionante criatura prehistórica. Esto es lo que ocurrió en 1845, cuando Albert Koch, que se autodenominaba «Doctor», tuvo constancia de que se habían descubierto huesos gigantescos en Alabama, en el sur de los Estados Unidos.

Kock viajó hasta el lugar para ver los restos. Decidió crear un enorme esqueleto y exhibirlo públicamente. Finalmente, Koch construyó un gigantesco esqueleto de 35 metros de longitud, que describió como una serpiente marina que era más larga, grande y alta que cualquier otro dinosaurio que se conociera a mediados del siglo XX.

Actualmente se conoce que dichas dimensiones habrían convertido a esa serpiente marina ficticia en un serio rival del Argentinosaurus, descrito por primera vez en 1993. Sin embargo, la serpiente marina de Koch tuvo una gran acogida cuando se exhibió en la ciudad de Nueva York, y eso hizo que después pasara a exhibirse en Europa.

Se trataba, por supuesto, de una composición falsa (fósiles reales de varios animales incorrectamente reconstruidos). Posteriormente se descubrió que el esqueleto estaba formado por los restos de cinco ejemplares, y no todos de ellos de Basilosaurus. La serpiente marina de Koch desapareció durante el gran incendio de Chicago, en 1871

Características de Basilosaurus

El basilosaurus tenía aspecto de ballena y tambie de enorme serpiente. La extraordinaria longitud del Basilosaurus tiene su origen en el elevado número y longitud de sus vértebras, convirtién­dole en, como se afirmó en su día, «lo más cerca que una ballena ha estado de ser una serpiente».

Problabemente el Basilosaurus podía moverse como las anguilas, aunque preferentemente hacia arriba y hacia abajo, en vez de hacia los lados. Sus vértebras aparentemente estaban huecas, y probablemente estuvieran rellenas de algún fluido.

Recientemente se han hallado fósiles de las pequeñas patas traseras del Basilosaurus, pero demuestran sin duda alguna que no estaban pensadas para moverse por tierra firme, y que ya las estaba perdiendo en su proceso evolutivo.

Se deslizaba por su entorno como una anguila

A pesar de su colosal tamaño, el Basilosaurus era un escurridizo y ágil nadador que deslizaba su aerodinámico y esbelto cuerpo por el agua con elegancia y facilidad de la misma forma que lo hace una anguila o un congrio adulto.

Era un depredador de enormes dientes serrados

Era un animal marino carnívoro que se alimentaba de otras criaturas acuáticas y grandes peces prehistóricos. Poseía dientes puntiagudos en la parte delantera de la mandíbula y dientes con borde de sierra en la parte trasera para desgarrar la carne de sus presas.

Conservaba las patas terrestres de sus antepasados

El Basilosaurus muestra indicios de su pasado en sus patas traseras, de 60 cm  de longitud, que sin ningún tipo de duda tenían poca utilidad a la hora de permitir moverse por el agua a una criatura tan enorme. Los antepasados del Basilosaurus fueron criaturas que vivieron en tierra firme, y estas pequeñas patas son los vestigios de las patas sobre las que sus antepasados caminaban en tierra firme.

El Basilosaurus es el dinosaurio oficial del Misisipi

El Basilosaurus es el fósil oficial del Misisipi y del estado de Alabama, en el sur de los Estados Unidos, lugares donde los paleontólogos originariamente descubrieron sus primeros restos fosiles.