ankylosaurus

Ankylosaurus

El Ankylosaurus era un enorme herbívoro de piel coriácea, recubierto de gruesas placas de coraza de forma ovalada. Incluso sus ojos se encontraban protegidos de los ataques por placas óseas. Sin embargo, la parte inferior del Ankylosaurus no poseía coraza y resultaba vulnerable, por lo que podía resultar herido o incluso muerto si le daban la vuelta y le apoyaban sobre su espalda.

Información: Ankylosaurus

  • Género / Especie: Ankylosaurus magniventris
  • Etimología: «Lagarto fundido», debido a las múltiples zonas de hueso fundido de su esqueleto.
  • Localización Global: Estados Unidos, Canadá y  Bolivia (Sudamérica).
  • Rango Temporal / Era: Cretácico
  • Estado de conservación: Extinto [EX]
  • Orden: Ornithischia
  • Familia: Ankylosauridae
  • Alimentación / Dieta: Herbívoro
  • Altura: 1,2 metros
  • Longitud: 10,7 metros
  • Peso: 4.000 kilogramos
  • Hallazgo / Yacimiento: Se han hallado restos en Montana (oeste de los Estados Unidos), Canadá y Sucre (en Bolivia, Sudamérica).


A pesar de su amplio cráneo, el Ankylosaurus no era uno de los dinosaurios más inteligentes, ya que poseía un pequeño cerebro.

El hallazgo de un Ankylosaurus

En 1906, un equipo liderado por Barnum Brown, el famoso buscador de restos fósiles americano, que se encontraba trabajando en la formación Hell Creek (Quebrada del Diablo), en el estado de Montana, en el noroeste de los Estados Unidos, descubrió la parte superior de un cráneo, algunas vértebras, parte de la articulación de un hombro, algunas costillas y algunas piezas de coraza corporal que pertenecían al Ankylosaurus.

Estos hallazgos le resultaron familiares a Brown, quien en 1900 había hallado el esqueleto de un dinosaurio terópodo (bípedo) mientras realizaba una excavación en la Formación Lance, en Wyoming (Estados Unidos). Se desenterraron más de 75 osteodermos, que posteriormente fueron asociados con los restos descubiertos en 1906.

Más tarde, en 191O, Brown realizó una excavación en la Formación Scollard, en Alberta (Canadá), donde encontró la primera protuberancia de la cola de un Ankylosaurus conocida, huesos de las piernas, costillas y más partes de la coraza. Parecía evidente que los restos hallados en 1900, 1906 y 191O pertenecían a la misma especie de dinosaurio.

Sin embargo, Barnum Brown no esperó hasta el último descubrimiento, y en 1908 denominó a este dinosaurio Ankylosaurus. Este no fue el único gran hallazgo de Barnum Brown, ya que en 1902, y también en la formación Hell Creek, descubrió los restos del primer  Tyrannosaurus rex, uno de los dinosaurios más famosos.

Características del Ankylosaurus

A pesar de su enorme tamaño y su gran peso, el Ankylosaurus probablemente fuese un animal relativamente rápido. Podía correr al trote aun ritmo razonable, a juzgar por los rastros de huellas de un pariente cercano del periodo Cretácico descubiertos en 1996, en la zona de la cordillera de los Andes cerca de Sucre (Bolivia).

En los otros lugares en los que este dinosaurio vivió hasta hace 65 millones de años se han hallado dos cráneos de Ankylosaurus, junto con tres esqueletos incompletos. Dichos esqueletos poseían partes de la coraza del Ankylosaurus, así como la protuberancia de su cola, que podía servir como arma dañina cuando el dinosaurio tenía que defenderse.

Se defendía a golpes y rompía los huesos de sus enemigos

Un depredador tenía escasas posibilidades frente al Ankylosaurus, a menos que consiguiera darle la vuelta al animal y expusiera su parte inferior, que estaba desprotegida. De hecho, parece que el Ankylosaurus propinaba golpes brutales capaces de romper los huesos de sus derpedadores con la protuberancia de su cola, tras balancearla rápidamente.

Ankylosaurus era un acorazado letal armado hasta los ojos

Aunque los dinosaurios herbívoros o vegetarianos, como el Ankylosaurus, no eran normalmente feroces ni sanguinarios, al contrario que los carnívoros como el temido Tyrannosaurus rex, su imagen era bastante terrorífica para cualquier otra criatura que pretendiera atacarles.

La parte delantera del Ankylosaurus presentaba largas y afiladas púas, y su cabeza también se encontraba rodeada de ellas. Una sacudida de esa cabeza espinosa podía hacer mucho daño.

Por si fuera poco unas gruesas placas de coraza recubrían la parte superior y los laterales del Ankylosaurus.

Golpeaba a los depredadores con su gran maza

El Ankylosaurus utilizaba la protuberancia acorazada a modo de maza en el extremo de su cola contra cualquier enemigo que se pusiera a su alcance. La protuberancia que el Ankylosaurus poseía en el extremo de su cola estaba formada por grandes osteodermos (escamas óseas) incrustados en la piel, haciendo que fuese muy dura.

Estos osteodermos se encontraban unidos a las últimas siete vértebras de la cola del Ankylosaurus. Los científicos han descubierto unos gruesos tendones que en su día estuvieron unidos a las vértebras.

Estos, combinados con el resto de la estructura de la cola, posiblemente permitieran al Ankylosaurio ejercer una fuerza lo suficientemente grande como para romper los huesos de sus atacantes.